Publicado el 2 comentarios

Camino de Santiago, Episodio 4 : NAVARRETE – VILLAFRANCA MONTES DE OCA

Eran las 8 de la mañana, me desperté con mi canción de todos los días,  “Jueves” de “La Oreja de Van Gogh” y pido poder seguir teniendo fuerzas para seguir mi destino; en todo momento pensé “hasta donde llegue y me permitan mis fuerzas para seguir el buen camino”.

Navarrete estaba vacío, una mañana fabulosa me hacía ver las cosas de otra manera, tranquila, libre en soledad con Lola y desde mi quietud iba organizando mis pensamientos. No tener horarios, y no tener a nadie que organizar las cosas ni que te organicen se me hacía rarísimo. Era todo el tiempo para mí.

A Lola y a mí por el camino nos deparaba el alto de San Antón a 6 kilómetros hasta Nájera; todo es bajada con caminos de tierra arcillosa, que se complican con la lluvia, pegándose por todos los rincones de la bicicleta. Llegando a Nájera me encontré con Marta, una peregrina que estaba conmigo en Estella. Mientras manteníamos conversación sobre nuestras vidas llegamos a Nájera.

Nájera es una población ubicada al abrigo de unas paredes rocosas en el valle del río Yalde, donde aparecen las huellas del inmortal guerrero Roldán.

Tomamos unos cafés y nos juntamos con varios peregrinos. Una chica de Sevilla me hizo la preguntita, “¿Por qué haces el camino?”. Le contesté que hacía tres años que me lo estaba planteando y ahora creo que ha sido el momento. La muerte de mi padre sigo pensando que me ha marcado mucho. Hablamos de varias cosas: familia, trabajo y el tiempo que había pasado desde que se murió mi padre. Le conté lo de la tiroides.

Me preguntó: “Cuál ¿el derecho o el izquierdo?”. Le contesté: “¿Por qué?”. Me dijo que el izquierdo es cosa de tribu, o sea, de raíces. Mis raíces… me puse a pensar y salía mi aita después de una larga conversación. Nos dimos un abrazo, un apretón con mucha fuerza y me dijo “Cuídate, quiérete mucho.”. Y en ese momento me eché a llorar… Oh qué horror, no pude contener las lágrimas.

Apareció ese australiano que durmió conmigo en Estella, un hombre mayor, fuerte… le comenté que qué rápido había llegado a Nájera. Nos comentó que a veces cogía autobuses. ¡¡Qué tío!! Así es el camino. Cada uno lo hace como la vida misma. Nos despedimos y seguí el buen camino.

Los siguientes 15 kilómetros hasta Santo Domingo de la Calzada. Son un continuo tramo de cruces con pistas y parcelas bien indicadas, con flechas y señales de todo tipo. Madre mía, que expresión tenía. Eso parecía el oeste, sólo faltaban los indios, que también los hay.

Santo Domingo de la Calzada, gótica y renacentista. Gran localidad de ruta jacobea durante el siglo  XI. Nada más dejar la villa medieval recorrí grandes andaremos, Belorado y pistas de tierra muy cómodas, me adentré en la iglesia de Tosantos y pedí unos cuantos deseos, entre ellos llegar a Santiago de Compostela: la tierra de mi aita. Ese celta compostelano.

Saliendo de la iglesia pasó un ciclista, le pregunté para ir a Villafranca Montes de Oca, me dijo que él iba, que si quería que le siguiera. Pero Lola y yo íbamos a nuestro ritmo. Ya sabía él lo que hacía, ya nos veríamos en el albergue seguro.

Sacando fotos por las pistas, subidas, bajadas, nadie me llamó, bueno es el camino. Sola, escuchando el ruido de los pájaros y el viento mientras pedaleaba a veces hablaba con Lola, incluso me reía, y pensaba “¿Estaré loca?”

Llegué a Montes de Oca justo antes del puerto de Pedraza, lugar bien pensado, bien meditado, para parar y retomar fuerzas para subir al alto de Pedraza. Allí hago mi parada. El albergue parecía grande. Me recibió una señora encantadora que me ayudó con las alforjas y con Lola. Me dijo que ya teníamos mérito por sólo ir cómo íbamos Lola y yo. No era la primera vez que nos lo decían.

Subiendo las escaleras me encontré al chico, ya cambiado y aseado. Nos presentamos: se llamaba Joseba, encantador y muy educado, me ayudó con las cosas y quedamos para cenar juntos. Me preparé y bajé con él a cenar. En la cena comentamos de nuestras vidas. Fue una cena muy cordial. Me comentó que qué valiente hacer el camino, que sólo pocas se atreven.

Eso me enorgullece más y me hace grande pues el camino te da mucha fuerza. Él era competitivo, yo peregrina. Pero ambos muy buenas personas. Son las diez después del café. Casi nos cierran el albergue nos vamos a descansar para el día siguiente.

La habitación del albergue era como una comuna. Todos en el mismo txoko con todos los aromas mezclados. Mi pituitaria ya se había acostumbrado a esas mezclas. Lista para descansar. Buenas noches a todos y para mañana un buen camino.

Publicado el 1 comentario

¿Qué motiva el hacer el Camino de Santiago?

El Camino de Santiago es una ruta que recorren peregrinos españoles, europeos e incluso peregrinos procedentes del resto del mundo. La afluencia de personas que se anima recorrer el camino hacia Santiago de Compostela se acrecienta a medida que, con el paso del tiempo, los peregrinos cuentan sus experiencias y vivencias. Cada año más de 120.000 peregrinos sellan la credencial; son muchas personas que deciden hacer un “bypass” en sus vidas para realizar el camino hacia Santiago. Pero, ¿por qué hay tanta gente que lo hace?, ¿qué atrae a personas de todo el mundo a convertirse en jacobitos?

Santiago de Compostela es un destino religioso por tener enterrado – según cuenta la leyenda- al apóstol “Santiago El Mayor”, por lo que la principal motivación de los peregrinos es religiosa. En cambio, mucha gente busca establecer contactos con otras personas. Otros vienen por motivos culturales así como deportivos. Incluso hay peregrinos cuyo objetivo se basa en el progreso personal y recorren la ruta para conocerse a sí mismos y auto-desafiarse. Lo que sin duda coinciden los peregrinos es que el camino hacia Santiago resulta ser muy enriquecedor en cualquier aspecto, ya sea espiritualmente como culturalmente hablando.

En los últimos años ha aumentado el número de peregrinos asiáticos y alemanes. Este curioso dato se debe a que dos peregrinos, el alemán Hape Kerkeling y la coreana Kim Mamhee, relataran sus episodios recorriendo el Camino de Santiago en libros que se convirtieron en best-sellers.

Sea cual sea el motivo siempre es importante contar con el material adecuado, para así no tener que preocuparnos demás.

En el blog de U-51 Kirolak no olvidamos nuestras máximas: compartir y ayudar. Por eso, queremos haceros llegar a todos vosotros nuestras experiencias y aventuras como peregrinos. Y para ello, nadie mejor que mi compañera Koro Martinez. En breve, nos contará su primer episodio.

Publicado el 3 comentarios

Calcetines X-SOCKS TREKKING EVOLUTION

Estoy convencido que muchos excursionistas os habéis encontrado con rozaduras, ampollas o calenturas en los pies después de realizar largas travesías. Para todos vosotros, amantes de la naturaleza y practicantes activos del más puro montañismo, X-SOCKS ha creado un calcetín que seguro se convertirá en vuestro mejor aliado: el Trekking Evolution.

Los calcetines Trekking Evolution utilizan un sistema conocido como “sock in a sock”, es decir, un calcetín dentro de otro. El funcionamiento es muy sencillo: un calcetín desliza sobre el otro, evitando que ese primer deslizamiento se transmita a nuestra piel, lo que se aprecia claramente en largas marchas y travesías. Así, olvídate de roces y ampollas, aunque tu recorrido se realice con pronunciados desniveles.

Pero lo mejor es que no sólo es un calcetín dentro de otro, sino que cuenta con todas las tecnologías patentadas de la marca en materia de evacuación de sudor, sostenimiento de los 37 Cº de forma lineal independientemente de las condiciones metereológicas y de intensidad del ejercicio

El Trekking Evolution nace con el deseo de convertirse en el mejor aliado del trekker, independientemente del nivel de práctica. Travesías, Camino de Santiago, expediciones, raids,….

Publicado el 3 comentarios

¿Qué material me llevo al Camino de Santiago?

Siendo el 2010 año Xacobeo, me parece oportuno hablar sobre el material necesario para hacer el Camino de Santiago. Cada día, es más habitual ver peregrinos con mochilas de 50 litros o superiores a sus espaldas, que parecen llevarse la casa a cuestas. Ante todo, hay que recalcar y recordar que vamos a realizar una actividad física de varios días de duración, en la cual cargaremos con un peso extra a nuestras espaldas durante cientos de kilómetros. Por eso, es necesario en la medida de lo posible dejar las cosas superfluas en casa y centrarse en lo estrictamente necesario. Aquí os dejo mi propuesta de equipaje:

  • 3 pantalones transpirables. Las mallas también pueden venir muy bien para evitar posible rozaduras.
  • 4 camisetas de manga corta.
  • Ropa interior. 3 unidades son suficientes, una de muda y otra de emergencia.
  • 4 pares de calcetines  lo mas transpirables posibles.
  • 1 sudadera o jersey de manga larga.
  • Poncho o impermeable para la lluvia, y en caso de ir en invierno un forro polar.
  • Un buen botiquín con mucha crema solar y vaselina para proteger los pies y mantenerlos siempre bien hidratados.
  • Gafas de sol.
  • Chancletas para la ducha.
  • Toalla tipo sabana y jabón de pedazo.
  • Calzado de trekking con cierto tiempo de uso. Lo nuevo siempre necesita un tiempo para hacerse al pie, lo que provocaría rozaduras que pueden provocarte volverte a casa antes de tiempo.
  • Saco de dormir o según temporada sabana saco.
  • Para mi algo que no puede faltar es una libreta y un bolígrafo, para plasmar tus recuerdos.

Un consejo a todos los aventureros. Salir a entrenaros unos días con el peso aproximado que vais a cargar en el trayecto, así os iréis habituando al peso. Con esto y mucha ilusión y tranquilidad llegareis al destino.

En futuras entradas veremos material recomendado para nuestro objetivo.