Publicado el Deja un comentario

DEPORTE Y VIDA

Rate this post

Siempre decimos que vuestra filosofía (y la nuestra) es “Deporte y Vida”, y aunque muchos de nosotros creemos que los dos van de la mano, otros tratan esta verdad evidente como si fuese una mera obviedad. Nosotros pensamos que es algo más y, por ello, le pedimos recientemente a unos amigos deportistas que nos dijesen lo que significa el deporte en sus vidas. Esto es lo que nos dijo uno de ellos:
Para mí, el deporte y la vida son inseparables y siempre lo han sido, desde que tengo memoria. Recuerdo la primera vez que salí con mi padre montado en una bicicleta sin ruedas de apoyo. Yo estaba muerto de miedo que me iba a caer, pero él me aseguraba que todo iría bien, que no tenía nada que temer porque él estaría allí para agarrarme si me caía. Por alguna razón, le creí y poco después yo estaba pedaleando alegremente por mi cuenta. ¡No me lo podía creer! Todavía recuerdo mi padre saltando todo feliz de la misma manera que celebraba un gol marcado por el equipo local.


Me sentía como si hubiera marcado un gol yo también y, en cierto sentido, lo había hecho. Yo había conseguido un hito, marcado un gol y vencido el miedo, todo a la vez. ¡Estaba yo enganchado!


Al hacerme mayor, pasé a bicicletas más sofisticadas y mayores desafíos. Cada montaña conquistada o no, cada carrera ganada o perdida, me enseñaba algo sobre mí mismo e impartía una lección de vida que los sermones bien intencionados no conseguían. Aprendí a trabajar de forma aplicada, nunca dar marcha atrás ante la competencia y, sobre todo, ver los paralelismos entre el deporte y la vida.


Permítanme compartir algunos de ellos. Cada vez que uno tiene éxito en algo que nunca has tenido éxito antes, llevas las cosas al siguiente nivel, elevas el listón, y descubres facetas sobre uno mismo. Al planear los entrenamientos, elegir la ropa deportiva adecuada y vigilar la dieta diaria, uno aprende cosas sobre la metodología, la organización, y el bienestar físico-mental. Cada vez que uno se lesiona y vuelve a esa actividad deportiva (la que sea), uno afirma que el vencerte no será fácil. Uno percibe la adversidad y los contratiempos como parte de la vida y acepta sus desafíos, sabiendo que lo que no te mata, te hará más fuerte. Cada vez que pierdes una competición, tu mente trata de idear un millón de maneras de evitar la derrota la próxima vez o comenzar tu remontada personal. Eso es crecimiento, eso es el mejoramiento, y son algunos de los motivos porque los deportes siempre han resonado en mí vida.


Por último, muchas veces aunque no siempre, la forma en que llevamos a cabo los deportes y las cosas que se aprenden a través de ellos tienen un efecto de arrastre en nuestras vidas, y nos indican cómo manejar el éxito o cómo lidiar el fracaso. Los conocimientos que adquirimos en un campo son directamente transferibles y aplicables al otro. Por ejemplo, hay gente que no practican deportes que a menudo sienten que han llegado a su límite. Un deportista puro y duro, en cambio, no piensa en límites, porque el resultado del desempeño de un día no tiene nada que ver con el siguiente. Puedes perder una carrera y volver dentro poco a ganarla en circunstancias iguales o parecidas. Igual que en la vida, siempre tienes una nueva oportunidad.


Bueno, la opinión arriba expuesta coincide con mucho de lo que creemos en U-51 Pro. ¿Qué piensas tú acerca de la relación entre el deporte y la vida? Escríbenos y comparte con nosotros tus puntos de vista, nos gustaría saberlo.

Deja un comentario